Alimentos para mantener la salud de tu vagina

Los alimentos que consumimos juegan un papel importante en nuestra salud. Si tienes una buena alimentación en la…

Los alimentos que consumimos juegan un papel importante en nuestra salud. Si tienes una buena alimentación en la cual incluyas vitaminas, probióticos, prebióticos y una buena hidratación, tu vagina estará más que contenta y saludable.

A continuación mencionaremos los alimentos que deberías incluir en tu dieta o consumirlos con más regularidad.

Alimentos para mantener la salud de tu vagina

Agua: Ayuda a hidratar y mantener el moco cervical saludable, mantiene el pH balanceado. Se recomienda tomar 2 litros diarios.

Antioxidantes: Estos se encuentran en alimentos como el té verde y el jugo de arándanos, se recomienda tomar estos dos, debido a su poder de combatir los radicales libres y las toxinas, evitando posibles infecciones.

Ácidos grasos Omega 3: Un ejemplo es el pescado, el beneficio de comer este alimento es que, mejora la circulación, lo que hace que se incremente el flujo de sangre a todo el cuerpo. Esto no le caería mal a tu zona íntima que contiene una gran red de nervios. En pocas palabras, mejores orgasmos.

Aguacate: Gracias al potasio y a la vitamina B6 que provee, además de apoyar a la hidratación de tu piel, puede contribuir a combatir la candidiasis vaginal.

Ajo: Tiene propiedades antimicrobianas y antifúngicas, lo cual nos podría echar una mano a la hora de tener nuestra zona íntima sana y libre de hongos e infecciones. Cabe aclarar que este alimento se debe incluir en la dieta, más no se recomienda usarlo directamente en la posible zona afectada.

Chía: Debido a que, promueve la eliminación de toxinas en el colon, puede ayudar a reducir el riesgo de sufrir de infecciones en especial la de la bacteria denominada Cándida.

Coco: Es fuente de vitamina E y antioxidantes, las cuales benefician a la lubricación de tu vagina, evitando la resequedad vaginal.

Frutos secos: Estos snacks poseen magnesio, vitamina E y antioxidantes, lo cual los hace imperdibles en tu alimentación, pues son muy beneficiosos para tu vagina, tanto para contribuir a la flora vaginal como para la lubricación de la misma.

Hojas verdes: En este grupo encontramos todas las hojas verdes comestibles que se te ocurran, desde espinaca, acelgas, lechugas, kale, hasta rúcula y muchas más. Todas ellas tienen provechos imperdibles para nuestra vagina, pues suministran Niacina, vitaminas A, C, E, K y B6. También minerales como hierro, zinc, calcio, manganeso, fósforo, potasio y magnesio. Que aportan al buen funcionamiento del flujo vaginal.

Manzana: Gracias a estudios que comprobaron que el consumo regular de esta fruta, trae beneficios para el mejoramiento de la actividad sexual y la cual proporciona fitoestrógenos, te la recomendamos, pues aumenta y mejora la salud sexual en las mujeres.

Prebióticos: Son los alimentos que incitan al crecimiento de los microorganismos de tu cuerpo, los prebióticos se encuentran en la fibra. Esta puede ser fuente de alimento para las bacterias buenas de tu vagina, colaborando a un buen pH y flora vaginal.

Probióticos: Aquí entran los alimentos fermentados que ya contienen microorganismos saludables para nuestro cuerpo, entre ellos encontramos el yogur. Mejoran el funcionamiento de la flora intestinal y vaginal, manteniendo el pH adecuado para posibles infecciones y hongos.

Quinua: Este grano integral tiene magnesio, fósforo y manganeso, los cuales son importantes para mantener una vagina saludable y en equilibrio, pues se ha evidenciado que cuando de problemas vaginales se trata, se observa una deficiencia de estos nutrientes.

Soja: Igual que la manzana, otorga fitoestrógenos, que también son provechosos para la maduración de células vaginales.

¿Qué más puedes hacer para tener una vagina saludable?

El consumo de todos estos alimentos es un apoyo para mantener la salud íntima, pero no es lo único que se puede hacer.

A menudo las infecciones y demás alteraciones en la zona están causadas por el uso de algún producto químico inapropiado, la ropa interior demasiado ajustada o la falta de higiene.

Es determinante revisar todos estos factores y procurar que sean los más adecuados posibles. No hay que esperar a que los virus y las bacterias ataquen: el momento de cuidarla es ahora mismo.

Además, recuerda que ante el menor síntoma o molestia deberás acudir al ginecólogo. Las infecciones vaginales suelen ser difíciles de combatir y requieren de un tratamiento médico especializado.

 
 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like