Los 20 mejores momentos en la historia de las mujeres

Las sufragistas (1830-1918). Estas mujeres empezaron a unirse y a movilizarse bajo la premisa de poder votar, pues hacían parte de la sociedad, pagaban impuestos y demás. Este hecho es importante no solo para el sufragio femenino, sino que también evidencia cómo las mujeres podemos apoyarnos alrededor del mundo y conseguir el objetivo que nos propongamos juntas.

En 1848, en New York, se unen dos mujeres: Elizabeth Cady Stanton y Lucretia Mott, reuniendo a miles de mujeres para crear la primera convención nacional por los derechos de las mujeres. Después de que no las dejaran opinar en la convención contra la esclavitud.

En el año 1898 en Nueva Zelanda, 32.000 mujeres se unen a firmar la petición de sufragio femenino, este documento alcanzó a medir 270 m de largo. Después de eso, este país se convierte en el primer país autónomo que permite el voto femenino.

Un año después del inicio de la Gran Guerra, en 1915, alrededor de 1.136 mujeres de toda Europa se reúnen en La Haya. Para expresar su desacuerdo y descontento con el horror que ha traído esta guerra al continente. Evidenciando que los países no son enemigos naturales y menos las mujeres, en donde no importa la nacionalidad.

1917, en plena Guerra Mundial, las mujeres trabajadoras en Rusia se reúnen con cacerolas para protestar: ¡Pan y paz! y exigiendo más comida y el fin de la guerra, también pidiendo el regreso de los combatientes, los trabajadores hacen huelga y se les unen, posteriormente el ejército no reprime las protestas y también se unen, días después el Zar Nicolás II abdicó y mejoraron las condiciones laborales.

En el contexto iberoamericano, en 1921 en el texto de Miguel de Unamuno, “La tía Tula” aparece por primera vez la palabra Sororidad, planteando la necesidad de utilizar un término que haga referencia a la hermandad que hay entre dos mujeres.

La revuelta de las mujeres de Aba, se dio en 1929 en Nigeria, cansadas de la situación económica y social del estado colonial de ese entonces, deciden enviar hojas de palma a las mujeres del sureste de Nigeria, invitándolas a participar en una protesta contra los jefes de estado. Ellas aceptaron, aunque la represión de las protestas causó muchas muertes, finalmente se logró eliminar los impuestos a las mujeres del mercado.

Tras unirse 1.500 mujeres trabajadoras en huelga, por tres meses, las mujeres que trabajan en lavanderías en Dublín, logran obtener una segunda semana de vacaciones al año por ley, desde 1945.

Eleanor Roosevelt, lee la famosa “carta abierta a las mujeres del mundo”. Invitándoles a unirse y ser parte de los asuntos nacionales e internacionales. En la inauguración de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en 1946.

Kate Millet, artista y activista feminista, acuña el término “Sisterhood” para promover el feminismo sin distinción de clases sociales u origen étnico. Entre los años 60’s y 70’s.

Marcela Lagarde trae el “Sisterhood” al español y lo convierte en “Sororidad”, adaptándolo a las necesidades actuales desde la perspectiva de género.

En Reykjavik en 1975, 25.000 mujeres se reunieron para protestar en contra de la desigualdad económica en Islandia. Se le reconoce como el “Día libre de las mujeres”. Paraliza las escuelas, los negocios y los servicios de la ciudad.

En 1981 empieza lo que se denomina Campamento de Paz de las Mujeres o el Greenham Common Women’s Peace Camp, que se originó en Inglaterra y Estados Unidos, para protestar por la colocación de bases nucleares en torno a la Guerra Fría, alrededor de unas 20.000 mujeres se unieron en bases militares para protestar.

Creación de la red de Mujeres de Negro, en 1988, tras la ocupación de Gaza y Cisjordania, fueron mujeres activistas unidas protestando pacíficamente en contra de la Guerra en Israel.

Gracias a la participación de La Red Nacional de Mujeres, se logró consolidar derechos equitativos en la constitución de 1991 en Colombia.

En 2016 para Fundeo el término es válido, debido a la recomendación lingüística de Marcela Legarde.

Después de debates y revisiones lingüísticas, la RAE en 2018 incorpora la palabra sororidad al diccionario, definiéndose como:

“Relación de solidaridad entre las mujeres, especialmente en la lucha por su empoderamiento.”

 

1 comment
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like