5 historias sobre la sororidad que te harán reconsiderar tu forma de pensar

Historia de sororidad entre mujeres

Antes de ir a las historias que pueden llegar a impactarnos un poco, lo más propicio es empezar hablando sobre sororidad. Sé que muchas de nosotras hemos escuchado esta palabra en algunos reportajes que se hacen en televisión, carteles de alguna marcha feminista y en uno que otro post de facebook e instagram de alguna compañera que tenemos agregada. Puede sonarnos conocido el término, pero probablemente no lo tenemos aterrizado a lo que realmente es y todo lo que esta palabra conlleva.

Sororidad es una palabra  relativamente nueva, pues se ha hecho alusión a ella mucho antes. Pero fue en el 2018 que la RAE la agregó al diccionario, definiéndola como: “Relación de solidaridad entre las mujeres, especialmente en la lucha por su empoderamiento.” Lo que nos invita a trabajar en equipo entre mujeres y así alcanzar un mismo objetivo o ideal.

Teniendo lo anterior claro, debo traer a colación que han sido varios autores (Judit González, Marcela Lagarde, Nuria Varela, Miguel de Unamuno, Leslie Morgan) quienes han hablado sobre el tema, todas ellas tienen algo en común al hablar sobre esto, la hermandad entre mujeres es poderosa.

Este concepto plantea una solución frente al modelo de competición impuesto por el patriarcado, según Clara Serra, filósofa y política: “los hombres con poder están más tranquilos cuando nos estamos peleando entre nosotras”. De allí la gran importancia de practicar y entender lo que implica este tipo de hermandad.

Ahora sí, conozcamos esas historias que nos pueden ayudar a entender mejor lo que ocurre cuando la hacemos parte de nuestra vida:

 Sufraggettes (Europa/Estados Unidos)

 

Claramente la mayoría de cosas que ocurren en este momento frente al contexto feminista, y algunos derechos que gozamos, se lo debemos a esta hermandad de mujeres activistas( posteriormente un movimiento internacional), pues se consideran como las precursoras de la lucha femenina, esta lucha basada especifícamente en lograr que la mujer pudiera votar y escoger lo que ocurría en el entorno político de su nación. Las principales voceras de este movimiento fueron Emily Davison, Emmeline Pankhurst, Carmen Karr, Carrie Chapman Catt, Millicent Fawcett. Esta fue una larga lucha de varios años(1830-1918). Donde pasaron todo tipo de cosas, desde reuniones para debatir sobre el tema, buscar tácticas y soluciones, posteriormente convertidas en encarcelamientos, huelgas de hambre, hacerse pasar por paquetes para ser enviadas a otros sitios, hacer bombas, romper vidrios, marchas, mítines en la calle, interrumpir en el parlamento, hasta lograr el tan deseado voto femenino (Si pudimos lograr esto, podemos dejar al tóxico).

Las madres de la plaza de mayo (Argentina)

En 1976 las fuerzas militares toman el poder con un golpe de estado y bajo su régimen ejercieron sin discriminación la represión, entonces eran asesinados diariamente, estudiantes, intelectuales, sacerdotes, artistas, militantes políticos, periodistas, y  profesionales que se clasificaban como subversivos frente al estado de ese entonces. Una de las madres a la cual le arrebataron uno de sus hijos a causa de ello, Hebe de Bonafini, decide junto con otras madres ir a la plaza de mayo para reclamar por la pérdida de sus hijos, desde ese día decidieron reunirse los jueves y posteriormente con los años y la insistencia se volvieron una organización gigante, con reconocimientos internacionales incluso ganaron el premio UNESCO 1999 de la Educación por la Paz. También causa de ello en 1983 se crea CONADEP y se hizo el juicio a la Junta Militar y mandó a la cárcel a los culpables de practicar el terrorismo de Estado en ese país (Justicia, las mujeres queremos justicia).

Angélique Namaika (República del Congo)

Es una monja la cual decide ayudar a las mujeres amenazadas y atacadas por un grupo terrorista denominado “Ejército de Resistencia del Señor”. Todo esto nace, debido a que ella fue víctima de este tipo de desplazamiento en 2009 y afortunadamente logró huir y rehacer su vida. Esto la inspiró a ser cofundadora del Centro para la Reintegración y Desarrollo, donde ejerce la labor de ayudar a otras mujeres víctimas de este tipo de situaciones terroristas, las ayuda dándoles comida, atención médica y educación, donde las mujeres aprenden y exploran habilidades que les generan ingresos e independencia. (No importa el credo, la empatía y comprensión entre mujeres es natural).

Ruta Pacífica de Las Mujeres (Colombia)

En el 1996, la situación en Colombia no era la mejor, el conflicto armado estaba en auge, y por ende las mujeres eran (aún son) víctimas de la violencia interna del país. Buscando una visibilización de esta problemática el colectivo decide dirigir estrategias y repertorios simbólicos del testimonio para la reconciliación. Este colectivo nace como reacción a una violación masiva ocurrida en el municipio de Urabá. Las mujeres se unieron en una marcha que reunió a miles de víctimas de diversas localidades. La Ruta Pacífica se constituyó así en uno de los movimientos con mayor visibilidad y accionar permanente. Este colectivo brinda a las mujeres víctimas del conflicto armado: Fortalecimiento de organizaciones, educación y capacitación para la paz, incidencia nacional y territorial, investigación y conocimiento, acompañamiento psicosocial y jurídico. (Tenemos el poder de transformar el dolor en sanación, para nosotras y para las otras).

Las Tesis (Chile)

Tal vez se acordarán de la frase “Y la culpa no era mía ni dónde estaba, ni cómo vestía…”

Bueno, precisamente la performance: Un violador en tu camino, es una de las historias que debe estar en este artículo. Pues todo esto nace de un colectivo feminista llamado Las tesis, donde exponen las principales formas de violencia hacia la mujer, entre ellas: violaciones, feminicidios, falta de justicia y el desinterés de la problemática dentro del poder ejecutivo y judicial. Esta performance logró darle la vuelta al mundo y recolectó varias adaptaciones en diferentes regiones del mundo, pues demostró gran acogida por centenares de mujeres y feministas del planeta. Visibilizando que esta problemática es de acogida mundial. (Nos unimos más rápido que la llegada de la vacuna contra el Covid).

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like