5 cosas sobre la ropa interior orgánica que no sabías

Como es de saberse en la actualidad, el problema medioambiental ha tomado una relevancia enorme, al darnos cuenta de que el estilo de vida del que veníamos siendo parte ya no es útil ni sano. Es por eso que en la última década se ha visto en aumento las tendencias, organizaciones, colectivos, emprendedores, empresas y marcas que generan un impacto positivo para el planeta y con ello a la salud de los humanos.

Surge una nueva alternativa

Debido a esto, vemos que en la industria de la moda, (donde la Fast Fashion es una de las más contaminantes), empieza a surgir una solución contra la problemática: La moda sostenible (Slow Fashion).  Como parte de la solución, se encuentran alternativas en la forma de cosecha y producción de los componentes de las fibras textiles, donde se logra minimizar de forma significativa el impacto negativo de las fibras sintéticas (Nylon, Poliéster, Acrílicos, Rayón o Viscosa y el más utilizado, el algodón convencional) en el medio ambiente.

Ropa interior de algodón orgánico, la cereza del pastel

Como resultado de lo anterior, se empieza a hablar sobre  fibras naturales y amables con el entorno, libre de pesticidas, químicos tóxicos, entre otros contaminantes. Una de estas fibras con impacto positivo es el algodón orgánico. El cual es nuestro componente estrella a la hora de producir nuestra ropa interior orgánica para mujer. Pues no necesita pesticidas en su cosecha y su proceso no involucra ningún tipo de químico, es 100% sustentable. Así mismo, la ropa interior de por sí implica ser más meticulosa con sus componentes, pues es la zona íntima la que estará expuesta y puede estar más vulnerable a químicos y residuos de fibras sintéticas.

Deberías saber…

Ahora bien, sobre la ropa interior de algodón orgánico, es importante saber que:

El color del algodón no es solo blanco, tiene muchas variaciones de color que se dan naturalmente y se puede observar más con las cosechas de algodón orgánico. Se ha encontrado que alrededor de 2500 a.C. se usaba todo tipo de algodones de color para las prendas. Lo que ocurre es que la industria de la moda había establecido ciertos estándares con el algodón, entre ellos, que fuera blanco, de ahí que se empezara a tratar genéticamente esta especie de algodón.  Como consecuencia de ello, se origina un problema de monocultivos y contaminación excesiva en las tierras, el agua y quienes cultivan. Ya que, para colorizar estas fibras de algodón blanco, es necesario el uso de tintes artificiales tóxicos.  Sin embargo, esto ha desencadenado el interés de la industria en estas otras especies de algodón orgánico de colores.

La ropa interior orgánica beneficia no solo a tu cuerpo, sino también al cumplimiento de los objetivos y metas de desarrollo sostenible (ODS) que se esperan para el 2030. El cultivo de algodón orgánico, cumple con alrededor de 8 objetivos de los 17 planteados por la ONU. Los cuales son:

  • Objetivo 1 – Fin de la Pobreza
  • Objetivo 2 – Hambre Cero
  • Objetivo 5 – Igualdad de Género
  • Objetivo 8 – Trabajo Decente y Crecimiento Económico
  • Objetivo 9 – Industria, Innovación e Infraestructura
  • Objetivo 10 – Reducción de las Desigualdades
  • Objetivo 12 – Producción y Consumos Responsables
  • Objetivo 13 – Acción por el Clima

Es interesante pensar cómo este tipo de ropa viene de una semilla y su proceso está lleno de ciclos beneficiosos para todos.

Los países que son principales productores de algodón orgánico en el mundo son: India con un 56%, China con 14%, y el restante en países como Estados Unidos, Pakistán, Turquía, Bangladesh, Vietnam, Indonesia, Brasil, Argentina, Perú, México, Colombia, Paraguay, entre otros. Sin embargo, la producción de este material no llega ni al 1% de toda la demanda de algodón total que existe actualmente y que abarca en su gran mayoría la producción de algodón convencional. Adicionalmente, en Latinoamérica, especialmente en México, El Salvador, Nicaragua y Colombia la producción de algodón orgánico es crítica a comparación de otras décadas atrás. En Colombia, los campos en los que se solía cultivar algodón oscilaban entre los 300.000, ahora se estima que hay alrededor de  30.000. Pero no te preocupes, pues como reacción a esto, se crea el SOCiLA, una organización que estimula el cultivo de algodón orgánico en América Latina, pues consideran que puede ser una gran apuesta a las economías de estos países emergentes y al mercado del algodón orgánico. Y se espera que la adopción de granjas de algodón orgánicas incremente con el tiempo.

Otra cosa que puede que ya hayas escuchado, pero que es importante mencionar. Es respecto al poder de absorber el sudor. Sin duda es uno de los mejores beneficios. Pues dejan respirar tu piel mucho mejor que con las fibras sintéticas, lo cual se siente bien y da comodidad.  Adicional a eso, absorben el sudor y otras toxinas del cuerpo. Esto debido a la capacidad de absorción del algodón orgánico que le proporciona el no tener químicos dentro de la tela que obstaculicen la ventilación.

Existe para la ropa orgánica en general el Certificado GOTS (Global Organic Textile Standard), este certificado es como una especie de norma que estipula, valida y respalda todo el proceso textil que hay detrás del algodón orgánico. Las condiciones para fabricar textiles orgánicos según GOTS, es que provengan de fibras orgánicas como algodón o lana de oveja, también certifica que ninguna persona será explotada laboralmente ni sufrirá daños en su bienestar y salud, tampoco se discrimina a la hora de contratación e impide a la obligación de niños a trabajar. De igual forma, prohíbe el uso de tóxicos, pesticidas y transgénicos. Ya sea en el momento de cultivo y/o en el resto del proceso textil. Asimismo, exige un tratamiento de aguas residuales que no sea un problema para el planeta, que también incluye el reducir el consumo de agua y energía, ya que como dijimos al inicio, la producción textil es en gran parte un ente contaminante y especialmente con el agua. Cabe aclarar que GOTS no solo da la normativa del proceso de estandarización global de textiles orgánicos, sino que, también inspecciona que esto se cumpla en toda la cadena de producción textil. Para que así el consumidor y las empresas tengan mejor control sobre lo que se produce y consume.

Te preguntarás si Maathai Organic cuenta con este certificado, bueno, pues aún no. Pero estamos trabajando en ello, mientras, contamos con el TRANSACTION CERTIFICATE (TC) FOR TEXTILE PROCESSED ACCORDING TO THE GLOBAL ORGANIC TEXTILE STANDARD (GOTS). Un certificado dado por la certificadora control unión que regula la norma GOTS, que incluye la garantía que el algodón ha sido cultivado en buenas condiciones para la salud de los trabajadores y la del planeta.

Finalmente, esto nos hace reconsiderar que cada acción por pequeña que parezca tiene una repercusión en el mundo.

¿Qué tal si empezamos con algo pequeño como cambiar nuestra ropa interior convencional por una orgánica?

Haz el cambio, compra aquí.

1 comment
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *