La pandemia trajo muchos cambios, uno de ellos, la ropa interior femenina

Mucho se ha hablado sobre el cambio de vestimenta que hemos optado desde que empezó la pandemia con…

Mucho se ha hablado sobre el cambio de vestimenta que hemos optado desde que empezó la pandemia con sus cuarentenas. Más cómoda, eficiente y ligera. Y por supuesto que la ropa interior, hace parte de este cambio.

El confinamiento en nuestras casas, las reuniones por videollamadas, salir solamente a la tienda, supermercado o al parque más cercano y hasta incluso reducir nuestra intimidad con la pareja, han traído como consecuencia que la ropa interior se consuma de otra manera.

Bralettes y otras alternativas:

Muchas de nosotras, tuvimos que trabajar desde casa o a distancia, disfrutamos en cierto modo esa liberación, de laborar con ropa menos exigente y sin restricciones. Lo que nos llevó muchas veces a estar sin brasier  o ¿Lo vamos a negar? Apuesto que la mayoría que lee esto, por lo menos una vez a la semana se le dio por liberarse y trabajar sin bra.

Nadie te miraba estrictamente cómo vestías, la ropa casual que llevabas no te lo exigía, la cámara del computador muchas veces solo mostraba de hombros hacia arriba, así que, ¡Qué rico se sentía estar sin bra!

Cabe resaltar, que muchas de nosotras también optamos por el uso de bralettes o bras deportivos (que generan comodidad y soporte). Una muy buena alternativa para nuestras chichis y el trabajo a distancia.

Bragas y lencería:

Gracias a que tuvimos más tiempo para estar con nosotras, empezamos a darnos cuenta que nuestra ropa interior importa y mucho. Los materiales, diseños y adaptabilidad a nuestra anatomía, empezaron a susurrarnos que ya era hora de empezar a comprar bragas cómodas como de algodón orgánico y lencería para lucir frente al espejo y nosotras como espectadoras de nuestra propia belleza.

Finalmente, como reflexión quiero dejar algunas preguntas para que filosofemos sobre nuestro consumo en cuanto a ropa interior se trata a la hora de trabajar.

¿Estará listo el mundo para cuando salgamos a estos espacios sin brasier?

 ¿El material y diseño de mi ropa interior es el adecuado para mi piel? 

¿Estoy dispuesta a adoptar una nueva manera de consumir ropa interior?

Como consecuencia, nos empezamos a cuestionar sobre la importancia de ciertas prendas que son requeridas en ciertos espacios sociales. Como mujeres, se nos ha impuesto cumplir con estos estándares de nuestros cuerpos en ciertos lugares públicos. Uno de ellos es el uso del brasier en el trabajo.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like