¿Puedo contraer una infección si me siento en un baño público?

¿Usar baño público o esperar hasta llegar a casa?

Tienes una urgencia pero no estás en casa, solo tienes un baño público cerca ¿Lo usarías? O ¿Eres de las que espera hasta llegar a casa?

Bueno, para las mujeres que harían lo uno o lo otro, este artículo les interesará.

Es entendible que se evite en la medida de lo posible el uso de los baños públicos, sin embargo no hay que satanizarlos, pues están ahí para cumplir una función: Higienizarnos y recurrir a él cuando de necesidades fisiológicas se trata.

Lo cual nos lleva a un mito que siempre ha generado confusión en las personas, especialmente en nosotras las mujeres: ¿Puedo contraer una infección vaginal en un baño público? La respuesta te sorprenderá.

Las infecciones vaginales y los baños públicos ¿Enemigos naturales o mito urbano?

Científicamente no está comprobado que puedas adquirir una infección vaginal por sentarte en un baño público, teniendo en cuenta que las infecciones vaginales, normalmente se originan por bacterias u hongos las cuales al exponerse a alteraciones en la microbiota, cambios de temperatura y humedad en la zona íntima, terminan desarrollando lo que denominamos infección vaginal.

Si quieres saber más sobre cómo evitar infecciones vaginales, puedes verlo aquí.

A menos que tengas una herida en tu zona íntima y ésta roce con una superficie contaminada y ocasione una infección, pero siguen siendo muy bajas las probabilidades de que ocurra algo como esto y como se expuso anteriormente, no está comprobado científicamente.

Inclusive, hay más riesgo de que desarrolles una infección vaginal a causa del papel higiénico que usas para limpiarte, que sentándote en la taza del baño, pues los papeles perfumados, gracias a sus químicos pueden alterar tu microbiota y generar una posible infección. 

La higiene es la solución

Lo anterior no quiere decir que no practiques las medidas de higiene adecuadas para utilizar un baño público, las cuales son: Lavado de manos, tratar de no tocar las perillas y puertas directamente con las manos, limpiar de residuos la taza del baño, entre otras.

Por lo tanto, descartamos la idea de que alguien se pueda infectar o contraer una infección vaginal usando un baño público.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like