La vagina debe oler a vagina, no a flores y a caléndula

Nos hemos encontrado con una joya de artículo, el cual nos ha inspirado a hablar al respecto, ya que en torno a este se genera una discusión interesante y necesaria.

¿A qué debe oler mi vagina?

La respuesta es obvia y nos sirve como recordatorio, pues gracias a la desinformación y el interés de vender, muchas veces se pierden los estribos de lo que está bien y lo que está mal. En este caso, la vagina debe oler a vagina, no a caléndula y menta como muchos productos y marcas nos hacen creer.

Respecto a lo anterior, es un poco triste observar como ginecólogos “expertos” se prestan para este tipo de cosas, avalando productos que desde un principio nos han dicho que es mejor evitar, en este caso cuando se trata de jabones perfumados. 

Sin embargo, confiaremos en que las marcas de jabón íntimo perfumado avaladas por ginecólogos y demás instituciones, realmente no afectan el pH de las vaginas, pero en lo que NO estamos de acuerdo, es que traten de estereotipar el olor de la vagina y que se presten para ello.

Cada vagina es única y así mismo tiene olores que le distinguen ¿Por qué deberíamos avergonzarnos de eso?  Es como si nos estuvieran tratando de decir que nuestra vagina está mal, solo por oler a vagina. Pero ¿Acaso no es eso? ¿Una vagina lo que tengo entre mis piernas?

Ya bastante hemos tenido que aguantar de la industria, la mercadotecnia y la publicidad, diciéndonos cómo debemos ser, qué debemos ponernos y por qué y para quién.

Mi vagina es una flor, pero no huele a eso

Inclusive, para detectar que algo anda mal con mi vagina es necesario saber su olor tal cual, sin perfumes ni nada que le modifique, entonces, al usar este tipo de productos ¿No estaría impidiendo saber la salud real de mi vulva? 

Cabe aclarar que cuando hay indicios de una infección vaginal, estos olores son muy fuertes y fétidos, parecidos al aroma de pescado en descomposición y en algunos casos olor a amoniaco o productos de limpieza.

Por otro lado, cuando la vagina está sana, su aroma es parecido a lo que huele un yogur, un pan o tal vez una cerveza, debido a que nuestra vulva tiene algunos microorganismos que también se encuentran en estos alimentos, como por ejemplo, los lactobacilos.

Estos aromas naturales son el reflejo de que hay vida allí y que nuestra vagina realmente es maravillosa, pues además de tener microorganismos beneficiosos, también está en la condición de ser el portal de la vida, si nos ponemos más trascendentales.

Dejen SER a la vagina

Finalmente, la vagina no debería ser tema de aprobación de tu pareja o de alguien más que no seas tú, ella tiene un papel mucho más importante que oler a mentas y flores. Y entender esto también hace parte de mejorar tu relación con tu vulva y su salud, si quieres saber más sobre cómo lograr lo anterior, pincha aquí.

La aprobación masculina sobre cómo debe verse y oler una vagina, nos habla en cierta manera de algún tipo de control sobre nuestro cuerpo. Una cosa es que lo hagas por tu comodidad y bienestar, otra que lo hagas solo para que Pepito acceda a hacerte sexo oral. Si Pepito quiere mentas y caléndula, que vaya y chupe una paleta.

Disfruta este y más contenido suscribiéndote a la newsletter.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like